viernes, 26 de junio de 2015

¿ASTROFOTOGRAFÍA SOLAR SIN TELESCOPIOS NI FILTROS? ¡SE PUEDE!

Fotografiar el Sol y llegar a sacar detalles de su superficie sin utilizar telescopios ni filtros solares es posible. En este artículo os mostraré cómo.

Puesta de Sol desde Castillo de Montearagón, Huesca
Pero lo primero de todo una advertencia. Hacer una fotografía de una puesta de Sol como la anterior, no trae el más mínimo problema, es un instante. Pero mirarlo durante más tiempo ya empieza a ser peligroso y si lo hacemos a través de algún aparato óptico como prismáticos, teleobjetivos o telescopios lo es mucho más. Podríamos quedarnos ciegos en cuestión de un segundo y sería ceguera irreversible. Así que... muchísimo cuidado y si os animáis a hacer fotografía de nuestro astro rey, seguir los pasos que os doy y así no nos jugaremos la vista ni freiremos la CCD de nuestra cámara.

Antes de empezar siempre me gusta dar unos datos básicos así nos situamos un poquito y nos daremos cuenta de la distancia tan enorme que en realidad nos separa del Sol.
Lo digo porque las fotos que veréis más abajo, no son como las que tomé con telescopio para mi anterior artículo sobre "Observación solar con telescopio", pero son fotografías que, con una cámara réflex, un teleobjetivo y un trípode, cualquiera de vosotros podréis realizar y en las que aunque no con demasiada nitidez, se aprecian las manchas solares.

El Sol:
  • Distancia media de la Tierra al Sol: 1,000001018 UA o lo que es lo mismo, 149.598.000 km
  • Distancia media en tiempo luz (tiempo que le cuesta a la luz llegar hasta nosotros desde que sale del Sol): 499,004784 segundos o sea 8minutos y 19 segundos.
  • Radio del Sol: 696.000 km o 109 radios terrestres
  • Volumen: 1.300.000 Tierras
  • Tipo estelar: G2V
  • Ciclo de manchas solares: 11,4 años de media.
  • Con 15.000.000⁰ en su interior, 6.000⁰ en su superficie y de 1 a 2 millones de grados en su corona, compuesto en su mayoría de Hidrógeno y Helio. Una gigantesca central nuclear de fusión.

Bueno, ahora sí. Comenzamos.

Necesitaremos: cámara réflex, un teleobjetivo, un trípode y lo más importante y que seguro todos tenemos alguna por casa, una radiografía.
Lo primero que prepararemos será nuestro filtro casero para la cámara (no para mirar nosotros directamente al Sol, es peligroso incluso haciéndolo a través de él). Buscaremos una parte de la radiografía que esté completamente velada (la parte más oscura, que normalmente esta a los lados de la misma) y cortaremos un cuadrado de unos 8 cm de lado más o menos al que después doblaremos las esquinas para que sirva de apoyo y se sujete solo sobre el objetivo de nuestra cámara.

Filtro casero
Para preparar el filtro y a fin de no dejar dedazos marcados es mejor hacerlo con unos guantes de tela.
Lo siguiente será preparar nuestra cámara. Si antes de ponernos al Sol dejamos unos ajustes preparados, mejor. Nos olvidamos del modo automático y la ponemos en modo manual. Lo único en lo que podemos utilizar en automático es el enfoque, (preferiblemente al punto central) a mi me funciona, si no, ya sabéis, también en modo manual.

Los ajustes que yo he utilizado son:
  • Velocidad: 1/4000
  • ISO 100
  • Apertura:22
  • Nivel de exposición: -3
  • Distancia focal: 250

Una vez realizados los ajustes colocaremos nuestra cámara con el filtro ya puesto, apuntado al Sol pero sin mirar por el visor. Para ello usaremos "Disparo con visión en directo".

Cámara ya con el filtro
Si tenemos la opción de ampliar visión, perfecto. Con un x5 será suficiente y así nos aseguraremos de que el enfoque está bien hecho.
Ya solo nos queda centrar el Sol en nuestro visor, pulsar el disparador y cruzar los dedos para que el enfoque automático funcione. Con mi trípode, que es de los malillos, enfocar en modo manual es casi imposible por el tembleque que lleva la imagen al tocar la cámara.

Aquí tenéis el resultado. La primera foto es del día 25/06 y la segunda del 26/06.
Ya veis que la posición aparente de las manchas cambia. Esto es porque la primera toma está hecha a las 18h y la siguiente a las 11h. 
También podréis comprobar que las manchas en la segunda toma están ligeramente más cerca del borde. Esto es por la rotación del Sol. Sí, el Sol también rota y lo hace en unos 26 días. El color rosa es con el que a mí me sale en la foto (sin retocar). El de color amarillo es porque le he dado ese tono para que parezca más real. Esto ya va a gustos.

Fotografía día 25/06/2015 a las 18 H

Fotografía día 26/06/2015 a las 11 H
Las manchas solares que aparecen y en las que cabria perfectamente la Tierra, son mucho más frecuentes en los máximos de actividad solar, por uno de los cuales todavía estamos pasando, aunque parece que ya está de bajada. La media de duración de los ciclos solares es de 11,4 años así que si os animáis a fotografiarlo no os descuidéis o quizá luego tengáis que esperar varios años para poder hacerlo. 

Fotografías: Jacinto Alduán Palacín
En Twitter: @jacinpic

Tambien en Google+

No hay comentarios:

Publicar un comentario